Blog

Lo último en Sem, Seo y mucho +

La publicidad encubierta y la dudosa moralidad

19 de Enero de 2017 a las 14:26

La Publicidad Encubierta es una táctica publicitaria que camina sobre una dudosa moralidad. Y es que  se trata de una estrategia comercial en que se promociona un producto pero sin el aviso explícito al consumidor. Es una táctica con resultados muy altos porque nos aconsejan un producto o servicio sin la percepción de que nos están intentando vender algo. 

En España está penado porque se está engañando al usuario del formato que sea ya que este no lo reconoce como publicidad y le da más credibilidad. 

Es complicado establecer los límites de lo que es moralmente aceptable en términos comerciales pero a menudo nos encontramos casos como el que se produjo en el programa de La Mañana que emite La 1. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) multó con 154.477 euros a RTVE por la emisión de publicidad encubierta de productos o servicios relacionados con la salud en el programa. 

La sanción es consecuencia de la edición de este programa en la etapa de Mariló Montero como presentadora, cuando en el espacio Saber vivir, que trató el problema de la miopía, hipermetropía y astigmatismo, y participó como invitado un oftalmólogo de la clínica Baviera. "El tratamiento dado a la información adquiere un tono comercial con menciones que apelan a las virtudes y ventajas de dicha clínica, incluso con primeros planos de su página web", subrayó la Comisión, que aprecia indicios de "una finalidad publicitaria y promocional" sin que estuviese identificado como publicidad. Todo ello contextualizado en una sección de carácter informativo y divulgativo, lo que contribuye a generar confusión o error al telespectador sobre la naturaleza de lo que está viendo, recalca la CNMC.

Así, La publicidad insertada en momentos cotidianos está permitida en España, siempre y cuando se indique claramente que se está realizando publicidad. 

¿Y qué pasa en las redes sociales?


En España, la ley también prohíbe la publicidad encubierta en las redes sociales. Sin embargo, no está regulado que ningún canal de Youtube, blog o cuenta de Instagram cobren constantemente por publicitar productos o servicios sin decirlo. Solo se ha hecho con las televisiones.

Las redes sociales parecen vivir en un limbo legal donde tampoco está claro en qué lugar se debería denunciar. La CNMC tiene competencias sobre la publicidad encubierta, pero solo la ejerce con las televisiones. La Secretaria de Estado de Telecomunicaciones (SETSI), a quien corresponde el cumplimiento de la LSSI, la ley de internet, afirma que no ha recibido denuncias por publicidad encubierta.

Hay varios tipos de influencers. Los famosos son los más codiciados, pero youtubers, blogueros, instagramers y tuiteros, desconocidos fuera de sus plataformas son el nuevo objeto de deseo de anunciantes y agencias

Los Estados Unidos y el Reino Unido han prohibido que blogueros y usuarios de redes sociales promocionen productos sin indicar al público que están haciendo publicidad. Varias blogueras de moda y belleza están en el punto de mira por no mencionar sus contratos, pero las acusaciones de publicidad encubierta y pagada se extienden también a instagramers, youtubers y tuiteros, a quienes el mundo de la publicidad considera los nuevos prescriptores (influencers) capaces de lograr que un producto se venda.

La agencia que regula las actividades comerciales, la Federal Trade Commission (FTC, en sus siglas en inglés) va en serio en la lucha contra de lo que considera publicidad encubierta en las redes sociales y han lanzado un aviso a las grandes celebridades de Hollywood y las estrellas de Internet que cobran por colgar en sus redes sociales la foto de su bebida favorita o comentar con entusiasmo los milagros de un producto de belleza que acaban de descubrir. Tiene que dejar claro cuándo reciben dinero o beneficios de las empresas y los reguladores creen que no es suficiente con avisar en un breve hashtag en el pie de foto (normalmente #ad, indicativo de advertisement, anuncio en inglés) en los mensajes que publican en Facebook, Instagram o Snapchat. Si no lo especifican con más claridad, las autoridades en Estados Unidos amenazan con ir a por ellos.








Comentarios

Volver atrás